Proceso de unificación y reactivación del Andalucismo Político

Proceso de unificación y reactivación del Andalucismo Político

Ante la situación de desconcierto político que reina en Andalucía y la ascendente
polarización de las ideologías y las opiniones públicas y publicadas que fomentan los
medios de comunicación, se hace necesario revelarnos ante la tendencia al bipartidismo que
en absoluto refleja nuestro sentir ni supone una respuesta certera a la necesidad del pueblo
andaluz. Sin olvidar el nuevo proceso constituyente que se avecina en el estado, en el que
las naciones del norte ponen sobre la mesa avances en el autogobierno que apuntan a querer
dejar a Andalucía fuera de los mismos, como ya ocurriera en 1977.
Bien es cierto que los últimos resultados en las elecciones autonómicas no han sido
los esperados y que nuestras bases decidieron no participar de los últimos comicios
electivos de carácter general debido, en parte, a esta situación de desasosiego imperante que
nos amilana y nos limita las fuerzas y el empuje de seguir presentando a la sociedad una
opción que no se recibe como pensamos que debería acogerse. Pero no es menos cierto que
somos la quinta fuerza política en representación municipal con más de 100 concejales, casi
una decena de alcaldías y presencia en multitud de entidades supramunicipales, bagaje más
que suficiente para asumir un papel protagonista en un momento como el actual.
En este punto se hace necesario iniciar un proceso de reflexión serio, amplio,
interno y externo. Una reflexión que se circunscriba al objetivo y descarte los intereses
individuales. Una reflexión que provoque un proceso de diálogo abierto con la sociedad
andaluza sobre el futuro del andalucismo.
El andalucismo sigue muy vivo, mimetizado en muchas manifestaciones culturales
y sociales, en puntos de algunos programas políticos de formaciones que siguen luchando
por mantener la llama encendida y de otros que, de manera interesada, se maquillan de
pseudo-andalucistas a sabiendas de los réditos electorales que ello supone, y, como no
podía ser de otra forma, en el corazón de todos los andalucistas.
Debemos prestar todo nuestro esfuerzo y trabajo a la inquietud política de
reanimarlo de nuevo, y con acierto y decisión presentarlo como una opción útil, como la
herramienta necesaria para transformar nuestra tierra.

Los escasos resultados electorales obtenidos en las últimas elecciones al Parlamento
y al Congreso de los Diputados deben ser un aliciente para la reactivación del andalucismo
y, por qué no decirlo, su unificación. En este contexto histórico y ante la magnitud de la
causa se postula conveniente abrir un periodo de reflexión para analizar nuestros errores y,
al mismo tiempo, seguir avanzando en este proceso regenerador.
Por ello, insto a los compañeros de la Coordinadora Nacional y a la militancia del
partido a emprender un proceso sosegado, humilde, sereno, generoso y propositivo por el
bien del andalucismo. Es la hora de afrontar este reto con determinación porque no hay
mayor muestra de amor a Andalucía que estar siempre dispuesto a hacer lo que ella
necesita.
Generar para Ella un instrumento político en el que los andaluces puedan confiar y
que genere, sobre todo, sensación de utilidad es nuestro reto y necesitamos emprenderlo
con valentía, visión holística, generosidad, capacidad de diálogo y auto exigencia. Y, por
supuesto, asumiendo el compromiso de concluir este período con estrategias y acciones
concretas que nos permitan lograrlo.

“Andalucía necesita una dirección
espiritual, una orientación política, un remedio
económico, un plan de cultura y una fuerza que
apostolice y salve”
(Blas Infante, 1914. Ideal Andaluz).

¡VIVA ANDALUCÍA LIBRE!

Modesto González Márquez

Coordinador Nacional de Andalucía Por Sí

No Comments

Post A Comment

dieciseis − nueve =