EL PROFESORADO ANDALUZ COGE EL TIMÓN DE LA EDUCACIÓN POR LA INCOMPETENCIA DE LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN

0
63

“Instrucciones vacías hacen que el profesorado, familias y alumnado tengan que reinventarse para finalizar el curso, sumidos en el descontrol provocado por la incapacidad y falta de respuesta del equipo de Imbroda”

Para la Secretaría de Educación de la Coordinadora Nacional de Andalucía Por Sí,  la Consejería de Educación de Javier Imbroda está demostrando una vez más su incompetencia y bloqueo para solventar una situación ante la que no es capaz de dar soluciones operativas para el profesorado andaluz, entre otros aspectos por no contar con las Direcciones de los centros educativos, ni con docentes en activo que, conociendo la realidad educativa actual, puedan aportar orientaciones prácticas para que nuestro sistema educativo tenga un guion claro y estructurado que el profesorado puedan seguir con un mínimo de homogeneidad.

Tanto la “Instrucción de 13 de marzo, relativa a la suspensión de la actividad docente presencial en todo el sistema educativo andaluz”, como la “Circular de 2 de abril, relativa a los procesos de enseñanza-aprendizaje y de evaluación en los centros docentes andaluces”, dejan a la deriva al profesorado andaluz, que tiene que reinventarse, autoformarse y utilizar sus propios recursos con la incertidumbre de si el inmenso trabajo que está desarrollando se adapta realmente a un adecuado proceso de enseñanza-aprendizaje, eso sí, exigiendo la Consejería la adaptación de las programaciones didácticas a la nueva realidad, una labor que conlleva asociadas unas horas que el profesorado ya no tiene durante el día.

Fruto de este descontrol provocado por la falta de una respuesta organizada del equipo de Imbroda, se evidencian las diferentes realidades de las familias andaluzas, que se encuentran absolutamente desorientadas, ante la multitud de recursos, plataformas y programas informáticos que sus hijos e hijas deben utilizar dependiendo del docente que imparte cada materia.

Pero sin duda, los más vulnerables dentro de este caos, son los estudiantes de nuestra comunidad, entre ellos los que presentan alguna Necesidad Específica de Apoyo Educativo y sobre todo aquellos con Necesidades Educativas Especiales, para los que la Consejería respecto a su evaluación esgrime literalmente en la Circular de 2 de abril “…se tomarán las medidas de atención a la diversidad que se estimen necesarias.”, dejando una vez más sobre el profesorado una decisión que debe estar marcada desde las instancias superiores.

Algo que tampoco se ha tenido en cuenta por el Sr. Imbroda ha sido el nivel de estrés al que el alumnado andaluz se encuentra sometido al estar confinado en casa sin poder desarrollar la actividad física y social que los niños y las niñas en las edades escolares necesitan para su normal desarrollo físico, cognitivo y emocional, para lo que en ese sentido debe primar la interdisciplinariedad entre las distintas Consejerías con el objetivo de cubrir todas las necesidades que se están produciendo con esta situación.

No podemos consentir que el día que comienza el tercer trimestre, el profesorado no sepa qué tiene que impartir, si evalúa, ni a quién, ni cómo, ni si va a servir para algo su trabajo. Hablamos de uno de los pilares fundamentales que dota a la sociedad de personas capaces y competentes, y con estas actuaciones, este ejecutivo, como los anteriores, demuestra que el tipo de educación que quiere para los andaluces es precario, deficiente y obsoleto, para seguir teniendo mano de obra barata y sumisa.

Por todo ello, con una actitud proactiva y desde la responsabilidad y el compromiso con nuestra tierra, desde Andalucía por Sí planteamos una serie de medidas que sugerimos a la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía implemente a la mayor brevedad posible para mejorar tanto el proceso educativo, como la atención a todas las personas que componen la comunidad educativa andaluza:

  • Debido a que ya se han impartido más de dos tercios del contenido total del curso escolar y teniendo en cuenta la distribución por ciclos de los indicadores de evaluación en Educación Primaria y por etapa de los estándares de aprendizaje evaluables en Educación Secundaria Obligatoria, establecer como criterio de promoción lo evaluado en los dos primeros trimestres, y centrar la evaluación de este tercer trimestre en aspectos puramente competenciales, tales como:
    • La expresión y comprensión oral y escrita.
    • El pensamiento lógico matemático.
    • La búsqueda, selección y análisis de información digital.
    • El desarrollo de estrategias de planificación y resolución ante un reto o situación problema.
    • La participación activa en el proceso de enseñanza-aprendizaje y en su entorno social más cercano.
    • La creatividad, proactividad e innovación.
    • El empleo de diferentes materiales y técnicas en el desarrollo de sus tareas.
  • Que se utilice la Evaluación inicial del curso 2020/2021 para trabajar, fundamentalmente, sobre aquellos indicadores y estándares con mayor peso en la ponderación de las programaciones didácticas, pudiendo ampliar el período oficialmente establecido para este tipo de evaluación diagnóstica. De este modo se compensaría en gran medida la no impartición durante la última parte de este curso del currículo establecido para cada nivel.
  • Respecto al alumnado de Bachillerato, y teniendo en cuenta que aquel que titule demuestra tener adquiridos los conocimientos básicos para el acceso a la universidad y debido a que la EBAU es un mero trámite de filtrado hacia la elección de los diferentes grados que se ofertan, AxSí propone que la prueba evalúe los contenidos impartidos en el primer curso de bachillerato, asegurando de ese modo la equidad que pretende dicha prueba.
  • Que se trabaje de manera conjunta con la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, así como con la de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, para dotar a los Ayuntamientos andaluces de los recursos necesarios en materia de Asuntos Sociales, orientados a la atención del alumnado y familias con menos recursos y en riesgo de exclusión social, con el objetivo de facilitar un seguimiento lo más normalizado posible del proceso de enseñanza-aprendizaje, así como en el ámbito social y emocional.
  • Que, de manera urgente, la Consejería de Educación y Deporte vuelva a activar sin restricciones el sistema de sustituciones de profesorado (SIPRI), para que todo el alumnado andaluz tenga un docente de referencia en estos momentos, donde la figura del tutor o del profesorado especialista es de vital importancia. Ahora menos que nunca, los centros pueden tener bajas en sus plantillas.
  • Que ponga énfasis en hacer de las plataformas Séneca y Pasen herramientas no solo de gestión administrativa sino de acción pedagógica. Un entorno virtual de aprendizaje que facilite de manera homogénea y en igualdad de condiciones al profesorado andaluz impartir enseñanzas online, adaptándonos así a la realidad y la necesidad educativa y social de nuestra comunidad.